Preguntas y Respuestas

A continuación encontrarás una serie de preguntas y respuestas por alumnos/as que han tomado este Diplomado a lo largo del tiempo.

Nota: Tus preguntas son respondidas en un audio y/o escrito y subidas de forma pública a la sección de Preguntas y Respuestas (Biblioteca) para alimentar el material de preguntas frecuentes que nos sirven a todos. Las respuestas no se enviarán personalmente.
Haremos lo posible para subir preguntas y respuestas lo antes posible y de forma continua.
Si las preguntas no se han formulado claramente, estas no se responderán.

 

 

#1

P: Con respecto a la lección “de víctima a creador” quiero explicar que todavía vivo con mis padres. Tengo 30 años y acabo de salir de mi carrera, no tengo pareja, a mi me molesta no tener pareja, pero creo que sería una creencia limitante el decir que me tengo que ir de la casa de mis padres para tener una relación de pareja porque mis padres aceptan mi homosexualidad.
Mi pregunta es: ¿podría atraer un hombre que me acepte como soy, independiente de ser aún dependiente de mis padres, utilizando como herramienta la ley de atracción? ¿Estoy en lo correcto ? ¿o me tengo que ir de la casa de mis padres?

 
 



#2

P: En la lección N°2, entiendo lo que es pasar de ser víctima a ser creador, pero cuando me hicieron poner situaciones de mi vida en que me había sentido víctima, recordé una en particular de cuando era pequeña. Y por más que analizo la situación no logro ver en que sentido fui responsable o tuve algo de incidencia. En resumen, me pegaban por hacerme pipí en la cama y era algo que hacía totalmente inconsciente. Si bien no guardo ni una gota de rencor, porque siento que la persona no lo hacía con maldad sino que pensando realmente que hacía lo correcto por mucho que se estuviese equivocando, no se como hacerme cargo de esa situación (y así deben haber muchas).

Esta es una respuesta compleja de responder. En el caso de los niños, es importante tener en consideración que también son seres eternos que tomaron una decisión consciente o inconsciente de vivir la experiencia que están viviendo. Muchas veces las experiencias que vivimos en nuestra infancia son consecuencia de programas que traemos de “antes de venir a este mundo”. Es por esto que es tan importante empoderarnos y tomar consciencia hoy de nuestras dinámicas internas y externas.

Es muy importante que no confundamos “ser responsables” con “echarnos la culpa” o “no ver la responsabilidad que tuvo el otro”. En este caso, la “responsabilidad” puede estar en planos más expandidos de consciencia, por ejemplo, puede que no conocieras la experiencia del abuso y por ignorancia aceptaste padres que consideraban que era bueno golpear a sus hijos. Sin juicio de lo anterior, la “responsabilidad” viene dada de tu capacidad de elección (incluso antes de venir a este mundo) y es en estos planos -en este caso-, donde tenemos responsabilidad.

Ojo, esto no quiere decir que incluso comprendiendo que tenemos responsabilidad en “otros planos” estemos de acuerdo con el abuso de otros. La violencia y el abuso disminuyen nuestra frecuencia vibratoria, nos dañan y nos hacen menos “efectivos” en vivir una vida plena en todo sentido.

Una de las palabras mágicas que nos ayuda a superar situaciones dolorosas del pasado es: “ups

Ups”, elegí padres que tenían la creencia de que golpear a sus hijos era bueno.

Basta con no creer que fuiste víctima.

Hacerte cargo es ya no dar tu acuerdo conscientemente en que esas situaciones se vuelvan a repetir en tu vida.

Y, en cambio, crear una vida maravillosa.


#3

P: Sinceramente yo no me siento víctima de la vida o de alguien en general, siento q estoy acá por las desiciones que he tomado buenas o malas, pero no como q me obligaron a estar aquí, siento q siempre esta la opción de decir que no a las situaciones q no queremos aunque cueste o quedes mal con otras personas. ¿Quería saber si estaba bien o mal mi forma de ver las cosas?

¡Hola! La forma en que te sientes está perfecto, mientras la gran mayoría de personas vive bajo la creencia de que son víctimas de sus vidas, hay otras que no. Si ese es tu caso ¡excelente! Te invito simplemente a revisar las sutilezas de cuando nos podríamos sentir víctima, por ejemplo cuando sentimos que “el otro es el malo de la película”, o “yo no pude haber hecho nada al respecto” o incluso “porqué a mi”.

De a poco (o rápidamente) se van mostrando otras capaz en que muy sutilmente podemos estar sintonizando con la energía de ser víctima.