Poderosas frases YO SOY

Comienza por ver el siguiente video:

 

 
Bloque video
Haz doble clic aquí para añadir un video con la URL o código integrado. Conoce más
 
 

Los decretos no solo dan forma a lo que llega a nosotros, sino que también a cómo somos. Nuestras afirmaciones de “Yo Soy” son tremendamente poderosas. La manera en que nos pensamos a nosotros mismos y cómo nos definimos, son formas en que estamos decretando continuamente como “somos”.

 

Dr. Wayne W. Dyer, renombrado autor internacional de más de 40 libros, shows y programas de televisión sobre el desarrollo personal y espiritualidad explica: “A lo largo de la vida has pasado por un proceso de condicionamiento que ha creado una mentalidad de “yo no soy”. Puede que cuando fuiste alumno y recibiste una calificación menos que satisfactoria, pensaste: “no soy inteligente”. No fuiste el número uno en alguna competencia dijiste: no tengo talento. Te criticaron y creíste “no soy bueno”. Te miras en el espejo y te comparas con un ídolo de una película glamorosa o una reina del baile y te dices a ti mismo, no soy atractivo. Tu relación se termina y piensas, “soy indigno de ser amado”.


Estas situaciones, y muchas más otras similares, se repiten a lo largo de tus años de desarrollo y en la edad adulta, y se convierten en el autoconcepto principal que te define.⁠

 

Ejemplos de afirmaciones ‘yo soy’ contractivas son: “soy feo/a”, “soy exagerado”, “soy incapaz de hablarle a una mujer bonita”, “soy estúpido”, “soy incapaz de terminar lo que me propongo”, etc.

Ejemplos de afirmaciones ‘yo soy’ expansivas son: “soy capaz de terminar lo que me propongo”, “soy una persona maravillosa”, “soy libre de hacer lo que quiera”, “soy uno con Dios”, “soy completo tal y como soy”, “soy capaz de crear mi realidad”, etc.

Las poderosas afirmaciones “yo soy”

 

Los decretos no solo dan forma a lo que llega a nosotros, sino que también a cómo somos. Nuestras afirmaciones de “Yo Soy” son tremendamente poderosas. La manera en que nos pensamos a nosotros mismos y cómo nos definimos, son formas en que estamos decretando continuamente como “somos”.

 

Dr. Wayne W. Dyer, renombrado autor internacional de más de 40 libros, shows y programas de televisión sobre el desarrollo personal y espiritualidad explica: “A lo largo de la vida has pasado por un proceso de condicionamiento que ha creado una mentalidad de “yo no soy”. Puede que cuando fuiste alumno y recibiste una calificación menos que satisfactoria, pensaste: “no soy inteligente”. No fuiste el número uno en alguna competencia dijiste: no tengo talento. Te criticaron y creíste “no soy bueno”. Te miras en el espejo y te comparas con un ídolo de una película glamorosa o una reina del baile y te dices a ti mismo, no soy atractivo. Tu relación se termina y piensas, “soy indigno de ser amado”.

Estas situaciones, y muchas más otras similares, se repiten a lo largo de tus años de desarrollo y en la edad adulta, y se convierten en el autoconcepto principal que te define.⁠[1]

 

Las expresiones “yo soy” son de las más poderosas que podemos usar.

 

Ejemplos de afirmaciones ‘yo soy’ contractivas son: “soy feo/a”, “soy exagerado”, “soy incapaz de hablarle a una mujer bonita”, “soy estúpido”, “soy incapaz de terminar lo que me propongo”, “soy incapaz de seguir una dieta”, “soy demasiado miedoso para viajar solo”, “soy impuntual”, etc.

Ejemplos de afirmaciones ‘yo soy’ expansivas son: “soy capaz de terminar lo que me propongo”, “soy una persona maravillosa”, “soy libre de hacer lo que quiera”, “soy uno con Dios”, “soy completo tal y como soy”, “soy capaz de crear mi realidad”, “soy capaz de reinventarme”, “soy linda/o”, “soy una persona feliz y abundante”, etc.

Si queremos ser de otra forma, si queremos ser capaces de hacer lo que antes no éramos capaces de hacer, expresarnos más en concordancia con quienes somos o nos gustaría ser, entonces una buena forma es comenzar a observar cómo nos referimos y definimos a nosotros mismos y hacer un trabajo consciente para cambiar esto.

Cada frase que utilizamos para autodefinirnos tiene una vibración particular y esta vibración influye en nosotros. Una forma en que sabemos de qué manera una frase nos está afectando es observar cómo nos sentimos. Por ejemplo, cuando decimos “soy abundante y libre en todo momento” versus “soy estúpido e incapaz de terminar cualquier cosa que me propongo”. ¿Ves cómo claramente tu cuerpo tiene una reacción particular que afecta cómo te sientes?

El autor Japonés del libro “Mensajes del Agua”, Masaru Emoto⁠[2] (1943 – 2014) desarrolló un interesante estudio y proyecto en que analizó cómo la consciencia humana tiene un impacto concreto en la estructura molecular del agua. Emoto realizó una serie de experimentos con asombrosos resultados. Uno de ellos fue escribir en varios contenedores de vidrio con agua cristalina diferentes etiquetas con variadas emociones como “amor”, “perdón”, “ira”, “descontento”, “paciencia”, “rencor”, “resentimiento”, “alegría”, “goce”, etc.

 

Luego, en un microscopio fotografió la estructura molecular de cada uno de los contenedores y publicó los resultados que llamaron la atención de la prensa, siendo incluso mencionado en documentales y películas como “What the bleep do we know”⁠[3] (que recomiendo ampliamente). Las imágenes muestran cómo las emociones que nos hacen “sentir mal” (energías de “baja vibración”) dan formas disonantes y “poco estéticas”, mientras las emociones que nos hacen “sentir bien” (energías de “alta vibración”) formaban hermosas cristalizaciones simétricas, espectaculares y únicas.

La estructura de una persona adulta es de hasta un 60% de agua⁠[4]. Teniendo esto en consideración, nuestros pensamientos y emociones no solo están influenciando “cómo nos sentimos” y lo que atraemos a nuestras vidas, sino también la salud óptima de nuestro cuerpo físico.

Comenzar a valorarte de manera más íntegra, también se relaciona con “pensarte” de forma más expansiva. El amor propio es clave y está estrechamente relacionado con tu capacidad de crear tu realidad de forma efectiva.


[1]                 Dyer, Wayne “The Power of I Am.”

[2]                “Office Masaru Emoto.”

[3]                “What the Bleep Do We Know!? | Feature Film.”

[4]                Mitchell et al., “The Chemical Composition of the Adult Human Body and Its Bearing on the Biochemistry of Growth.”

Descarga a continuación el siguiente ejercicio (clic en imagen) para comenzar a crear hábitos de gratitud.

 
 
 
icons8-question-mark-64.png

Nota: Tus preguntas serán respondidas en un audio y/o escrito y subidas de forma pública a la sección de Biblioteca para alimentar el material de preguntas frecuentes que nos sirven a todos. Las respuestas no se enviarán personalmente.
Haremos lo posible para subir preguntas y respuestas lo antes posible.