Paso Nº2: Decreta

Comienza por ver el siguiente video:

 

 
 
 

Una vez que hemos hecho el trabajo de conectar con lo que queremos, el segundo paso es expresarlo, decretarlo.

Un decreto es una afirmación + intención.

La afirmación representa lo que queremos (forma) y la intención la energía con la que pedimos que eso llegue a nosotros.

Ejemplos:

“Universo / Vida, quiero un auto económico de color rojo con el que me sienta segura y cómoda/o”

En este caso: el auto con sus características representa la afirmación y la intención tiene relación con tu deseo de que llegue a ti (cómo lo expresamos, con cuanta fuerza y claridad lo expresamos). .

Decretos Conscientes versus Inconscientes

Los decretos se dividen en conscientes e inconscientes. Como su palabra lo dice, los decretos conscientes son todas aquella peticiones o expresiones que hacemos a la vida, al universo, a nosotros mismos de los cuales somos conscientes. Mientras que los decretos inconscientes (que son la mayoría), son aquellas afirmaciones / peticiones que estamos haciendo a la vida sin darnos cuentas. 

Decretamos inconscientemente en todo momento a través de nuestras palabras y pensamientos.

Cuando decimos, por ejemplo, "sé que me va a ir mal", estamos decretando que nos vaya mal.

Cuando decimos "todos los años me enfermo en marzo" estoy afirmando, programándome a enfermarme todos los años en marzo.

Cuando decimos “lo que como me engorda”, estoy programándome de esa manera.

Ejemplo 1 de decreto inconsciente:

Digamos por ejemplo, que acabamos de terminar una relación amorosa. Es muy posible que estemos en dolor, tristeza o rabia. Miramos al cielo y decimos:

- “No quiero estar nunca más con un hombre/mujer” Eso es un decreto. 

Esa es una afirmación con intensión y este es un decreto inconsciente.

¿Por qué inconsciente?

Lo que realmente estamos diciendo en este caso es, "no quiero vivir este dolor nuevamente". Y no necesariamente "no quiero estar con nadie más nunca más".

El Universo, sin embargo, muchas veces no hace esta distinción y te concede lo que estás pidiendo... literalmente. 

Ejemplo 2 de decreto inconsciente:

Estamos cansados y queremos descansar, entonces pensamos “ojalá me dieran licencia por 5 días para no tener que ir a trabajar”

BOOM! a los días te enfermas y caes en cama con licencia.

Lo que querías era descansar, pero no necesariamente estar enferma/o.

Algunos ejemplos de decretos inconscientes

“Soy diferente al resto”

“No me interesa crecer profesionalmente”

“No se que quiero hacer en la vida”

“No existe alguien para mi”

“No quiero volver a saber de hombre”

“Las relaciones son muy difíciles”

“No me puedo conformar con una vida así, solo trabajar”

“Ya no quiero estar sola

“Estoy aburrida

“No me interesa el sexo”

“No me alcanza para remodelar mi casa”

“No me pagan lo suficiente”

“No tengo los títulos / habilidades para pedir un aumento de sueldo”

“Sino trabajo no tendré dinero”

“Tengo muchos bloqueos”

“Nadie me quiere realmente”

”Prefiero estar sola que mal acompañada”

“Tengo poca tolerancia a los demás”

“No se expresar lo que realmente quiero”

“Aburro en mis presentaciones”

“No soy buena para hablar en público”

“Solo enojada me escuchan”

“Estoy gorda”

“Tengo que ahorrar si quiero viajar o remodelar mi casa”

***

Los decretos tiene todo que ver con con el correcto uso de las palabras.

Lo que decimos y lo que pensamos está constantemente programando la realidad en la que vivimos. Por lo tanto, hacernos conscientes es el primer paso. 

Los decretos son órdenes para el universo.

El Universo es neutral, no emite juicio sobre lo que pides, simplemente los hace realidad.

Es por esto que es tan importante hacernos responsables.

Pedir en alineamiento con lo que realmente queremos, conectados con la energía de fondo que nos hará sentir más plenos.

Y también mantener una actitud abierta para que nos lleguen cosas, situaciones, personas incluso más allá de nuestra imaginación.

Te invito a trabajar en el siguiente ejercicio para hacerte más consciente de tus decretos inconscientes.

 
 
 
 

Decretos específicos versus generales

 
 

Si bien el mundo de los decretos es extenso, en este curso de 7 pasos es importante que entiendas lo esencial. 

Además de comprender que existen decretos conscientes e inconscientes, la forma en que los decretos se dividen es en específicos y generales

Los decretos específicos son aquellos cuyas afirmaciones que realizamos tienen muchos detalles.

Ejemplos:

“Quiero un trabajo que me quede cerca de la casa, donde me lleve bien con mi jefe, tenga horario libre, en X empresa, con un sueldo X o más y un escritorio que mire a la ventana, y viaje por el mundo 2 veces al año a capacitarme, etc”

“Quiero un departamento en Santiago que me quede cerca del metro, amoblado, con piso de madera, en Providencia, donde el arriendo me salga X cantidad con todo incluido, sea silencioso y me lleve bien con los vecinos”

Los decretos generales, por otro lados, son aquellos que se enfocan en la energía de cómo nos queremos sentir y siempre son más abiertos.

Ejemplos:

“Quiero un trabajo donde sienta que me desarrollo laboralmente y me realizada”

“Quiero un departamento más allá de mi imaginación donde me sienta cómoda y segura" y sea práctico en todo sentido”

“Quiero una relación en que me sienta plena/o”

Tanto los decretos específicos como generales son válidos.

Podemos pedir a la vida basados en la especificidad o bien ser tan generales que nos abrimos a la sorpresa de lo que nos pueda llegar. 

¡Te invito a usar ambos y ver qué llega a ti!

Descarga a continuación el siguiente ejercicio (clic en imagen) para explorar más en profundidad de qué se trata.

 
 
 

Cómo decretar

 
 

Como ya comentábamos anteriormente, estamos constantemente decretando.

Para hacernos más conscientes debemos mirar los siguientes aspectos en nosotros mismos:

Palabras

Pensamientos

Emociones

¿Cómo decretar conscientemente?

Existe muchas formas, tu mismo puedes crear la manera que sea más fácil y efectiva para ti.

A continuación te doy algunas ideas

Lleva una bitácora

Escribe en un papel lo que quieres

Pega en tu refrigerador lo que deseas

Visualiza

Escucha canciones y canta que hablen de lo que estás atrayendo a tu vida

Cuéntale a un amigo

Grítale al cielo

Háblalo /piénsalo contigo mismo

Realiza un ritual personal, como prender una vela o plantar un árbol que simbolice lo que quieres, etc.

¿Se te ocurre alguna otra?

En definitiva, recuerda que un decreto es una afirmación + intención.

Algo que quieres con una emoción asociada.

A continuación, realizaremos un ejercicio práctico para decretar en positivo en tu próximo ejercicio (clic en imagen).  

 
 

 
icons8-question-mark-64.png

Nota: Tus preguntas serán respondidas en un audio y/o escrito y subidas de forma pública a la sección de Biblioteca para alimentar el material de preguntas frecuentes que nos sirven a todos. Las respuestas no se enviarán personalmente.
Haremos lo posible para subir preguntas y respuestas lo antes posible.