Estás viviendo lo que has creado

¿Porqué estoy acá? ¿Porqué estoy viviendo lo que estoy viviendo? ¿Porqué estoy con esta persona, viviendo esta situación, en este lugar en específico?

 

Hoy vamos a hablar, nuevamente, sobre cómo creamos nuestra realidad y el impacto que nuestros decretos, pensamientos, palabras, deseos (como saben, conscientes o inconscientes), tienen en lo que llega a nuestra vida.

 

 

Escribo este artículo desde el norte de Estados Unidos. Me encuentro en un lugar rodeada de naturaleza, donde el silencio y la vida natural es espectacular. El acceso a internet más cercano está a 30 minutos de distancia manejando y mi celular no acepta el único chip al que le llega señal a esta área.

 

El tiempo pasa de una manera muy diferente a cuando estoy en la ciudad. A veces siento que corre más rápido, otras veces que se detiene por completo, recordándome que el único momento que existe es el presente: siempre.

 

Esto me ha “dado tiempo” para vivir en otro ritmo, para comenzar nuevos proyectos, avanzar en otros y simplemente disfrutar. Disfrutar de la experiencia de existir, de hacerme las preguntas fundamentales “qué es lo que realmente quiero”, permitirme meditar más (estar en silencio, siendo) y escuchar.

 

A través de hacer menos me doy cuenta como muchas veces hago más. Este ha sido uno de los grandes descubrimiento de este año en que me he dado mucho tiempo para mi y sin embargo estoy terminando 3 épicos proyectos este 2017 (uno de ellos siendo academia1133.com, una academia pionera en cómo crear tu realidad).

 

Cuando me pregunté en qué momento había manifestado esto, la respuesta no demoró en llegar a mi y me di cuenta de que eran tres factores principales:

El primero siendo que hace meses que venía deseando y diciendo pasar tiempo completamente tranquila en un bosque, sin que nadie me molestara. El segundo, el pensamiento de que, si algún día escribía un libro necesitaría al menos dos meses de completa tranquilidad y foco en eso. Y el tercero, que conocer a una de mis mentoras en el área del empoderamiento y manifestación consciente era prioridad para mi este año y lo manifesté a principios de este 2017.

 

Por lo tanto acá estoy. A 40 minutos de donde vive mi mentora, en medio de la naturaleza y (solo me di cuenta después), me sentí inspirada en comenzar a escribir mi primer libro… ¡sí, ustedes son los primeros en saber!

 

 

Generalmente siempre queremos estar en un lugar (interno o externo) diferente de dónde estamos. Si estamos en un bosque, echamos de menos la ciudad. Cuando estamos ocupados y con mucho trabajo, queremos vacaciones. Cuando estamos relajados, pensamos que queremos ser productivos. O al menos, esto me pasa a mi.

 

A través de darme cuenta de qué forma estoy creando mi presente, de qué forma lo que pido y deseo se manifiesta tarde o temprano (siempre que trabajemos en nuestros bloqueos y sepamos que merecemos) me estoy dando más permiso en disfrutar de mi presente: tal cual es. Porque, no importa lo que surja desde ese presente, sé que llegará a mi en mi futuro si es que existe un deseo que se está manifestando en mi interior.

 

A través de disfrutar mi presente tal cuál es, relajándome en que todo llega en su momento y que la vida es una jornada que se divide en muchos capítulos, todos válidos y diferentes (y que a veces cambian de forma abrupta), se produce una ironía interesante. La ironía es que todo deseo desaparece. Por que es posible que te preguntes ¿hasta que punto dejamos de desear? ¿Hasta que punto dejamos de buscar?

 

En el artículo: "La naturaleza del deseo" puedes explorar más sobre este tema.

 

La respuesta de las preguntas anteriores son: ahora. En el momento presente, en la conexión con lo que Somos. El punto es que siempre somos lo que somos. En todas las situaciones, en cualquier escenario que manifestemos para nosotros. La realidad que ves fuera de ti es reflejo de tus deseos, sistemas de creencia, pensamientos, etc. El observador que mira lo que está fuera de nosotros, la consciencia que dice “existo” es la esencia de lo que somos (y más). Cuando realizamos esa verdad, la naturaleza de nuestros deseos cambiará completamente.

 

Recomiendo que leas el artículo “Los 3 Estados de la Búsqueda Humana, un recorrido material y espiritual para la felicidad”

Screen Shot 2017-12-20 at 7.16.51 PM.png

 

Por lo tanto, observa qué te rodea, qué capítulo de tu vida estás viviendo y pregúntate ¿cuándo cree esto? ¿Cuándo? ¿Porqué?

 

Es posible que las respuestas te traigan felicidad o te des cuenta de que pudiste haberte evitado dolor y sufrimiento. No necesitamos juzgar, solo hacernos conscientes, recuerda que siempre puedes recrear tu realidad. Consciencia es la clave y el primer paso.

 

Espero que este artículo te haya servido para que puedas crear hoy una mejor vida para ti mismo y ser más feliz solo por el hecho de existir.

 

¡Y me encantaría saber que opinas de este artículo escribiendo un comentario en la sección de abajo!

Comparte con tus amigos y familiares,
¡Estamos conectados!

 

Javiera Correa