Lección 10: Introducción a los Sistemas de Creencia.

Bienvenido.

Comienza por ver el siguiente video

 


Puedes escuchar el siguiente audio a continuación 

(Audio puede tardar algunos segundos en cargar)

 

LO QUE CREES DEFINE TU EXPERIENCIA

 

Esta es una de las lecciones más importantes de este curso.

Comprender el rol que nuestros sistemas de creencia tienen en nuestra vida es clave para ser capaces de comenzar a crear activa y conscientemente.

Comprender en profundidad lo que creemos, nuestros sistemas de creencia, puede cambiar nuestras vidas por completo, en todo sentido.

 

Cuando expandimos lo que creemos que es posible, expandimos lo que permitimos que llegue a nuestra vida y también lo que somos capaces de hacer y atraer.

 

“Nos permitimos experimentar y sentir en directa proporción con lo que está en relación con lo que creemos que es posible y creemos que merecemos”.

 

Esto, a nivel consciente y a nivel subconsciente, siendo la parte subconsciente la que representa el área más extensa de lo que hace que situaciones lleguen a nuestra vida y cómo percibimos la existencia. En otras palabras, la parte consciente de lo que sabemos que creemos es solo la punta del iceberg con relación a una extensa cantidad de creencias que llevamos almacenadas en nuestro subconsciente y están determinando nuestra vida en todo momento.

Por lo tanto, queremos poner mucha atención cuando hablemos sobre creencias, en esta y otras lecciones. Y queremos comenzar a expandir lo que creemos que es posible desde este momento. En especial cuando expansión se traduce en sentirnos mejor, en atraer abundancia y en alinearnos más con lo que nuestro corazón anhela y la naturaleza de nuestra esencia.

 

"Un chocolate engorda más que una ensalada" es una creencia.

"El dinero que no se gana con esfuerzo no se valora" es una creencia.

"La vida no es fácil y hay que luchar todos los días" es una creencia.

"No se puede ser feliz todo el tiempo" es una creencia.

"Hay que meditar 20 años al menos para alcanzar la libertad espiritual" es una creencia.

"Debo sufrir para acercarme a Dios" es una creencia.

 

Las creencias se heredan, se enseñan y las absorbemos desde nuestros sistema familiar cultural y personal. También las adquirimos a través de nuestras experiencias.Son hereditarias y también culturales. También las podemos elegir y cambiar.


Si queremos vivir una vida más feliz queremos hacernos conscientes de lo que pensamos y decimos, ya que lo que pensamos y decimos nos dan claras luces de lo que creemos.

En estas lecciones y a lo largo de todo el Diplomado vamos a trabajar en identificar aquellas creencias que no nos sirven y modificarlas por otras que nos sirvan.

En otras palabras, vamos a identificar aquellas creencias que nos hacen sentir mal (creencias contractivas) y modificarlas por creencias que nos hagan sentir bien (creencias expansivas).

Las creencias las vamos a dividir en 2 categorías:

  1. Expansivas o potenciadoras.

  2. Contractivas o limitantes.

No hacemos juicio de valor con respecto a las creencias, estas no son “buenas ni malas”, simplemente nos sirven o no nos sirven para la vida que queremos vivir.

 

Veamos algunos ejemplos:

  • La creencia de que el mundo es un lugar lleno de peligros nos limita de viajar solos o estar tranquilo en nuestros hogares.

  • La creencia de que no se puede ganar dinero a través de algo que nos gusta nos limita de encontrar un trabajo ideal o de seguir nuestros sueños y ser abundantes.

  • La creencia de que la gente siempre da esperando algo a cambio nos limita de recibir bondad incondicional de otros, incluso de desconocidos.

  • La creencia de que en el amor se sufre sino no es amor, nos condiciona a crear situaciones en que sufrimos si queremos sentir que hemos amado.

 

Creamos situaciones en nuestras vidas, una y otra vez, que están condicionadas por nuestras creencias.

Si tienes la creencia de que el dolor y el sufrimiento es la forma en que aprendes, creces y te acercas a Dios, no es de extrañarnos que tu vida pueda estar teñida de drama e infortunio, después de todo, te está sirviendo para cumplir un propósito más grande (entendido a nivel inconsciente): aprender, crecer y acercarte a Dios.

Una vez más, las creencias son algo tremendamente poderoso en la forma en que vivimos nuestra existencia.


Screen Shot 2017-04-21 at 2.29.58 PM.png
 

Lo primero que debemos hacer para comenzar expandir nuestras creencias es:

  1. Hacerte consciente de lo que crees (a través de observar tus pensamientos, palabras, afirmaciones y frases que utilizas y a través de observar a otros que viven en tu misma sociedad y cultura y preguntándote si realmente crees lo que ellos creen).

  2. Decidiendo si eso que crees te sirve o no para posteriormente modificar la creencia ya sea a través de preguntarte ¿si esto otro fuera posible? ¿Y si algo más fuera posible? y abrirte a la posibilidad. 

    En mi experiencia la realidad me ha mostrado una y otra vez cómo las cosas suceden de forma diferente cuando hago un cambio consciente a aquello a nivel de mis creencias y lo expando a algo más en armonía para la vida que quiero vivir.

  • "La vida es simple y todo siempre me sale bien" es una creencia expansiva.

  • "No hay límites para lo que es posible y soy capaz de alcanzar todo lo que me propongo" es una creencia expansiva.

  • "La vida quiere lo mejor para mi y me sustenta" es una creencia expansiva.

  • "Lo que necesito está siempre disponible para mi" es una creencia expansiva.

  • "Merezco todo, solo por el hecho de existir" es una creencia expansiva.

Academia 1133 Cursos
 

LO QUE CREO PERPETÚA MI EXPERIENCIA Y MI EXPERIENCIA PERPETÚA LO QUE CREO

 

Podemos entender las creencias como programas que dirigen nuestra vida.

Existen creencias que están en la superficie de nuestro subconsciente y que son fáciles de identificar y otras de las cuales no sabemos siquiera que existen, pero que afectan nuestra vida constantemente.

Algunas otras creencias limitantes son:

 

"No soy lo suficientemente bueno para merecer"

"Si abro mi corazón a alguien, voy a salir herido"

"No puedo confiar en nadie, estoy solo"

"Si no hago lo que se me ha pedido, no seré querido"

"Si triunfo no me van a querer"

"No sirvo para nada, no merezco el amor de otros, no puedo ayudar a nadie, merezco lo peor"

 

Como mencionábamos anteriormente, la mayoría de las creencias se almacenan en el subconsciente. Si pensamos, por ejemplo, que no somos lo suficientemente buenos para merecer, estaremos bloqueando (a través de esta creencia) todo lo que la vida pueda darnos.

 

Debido a que lo que creemos está condicionando lo que atraemos en nuestra vida, seguimos atrayendo lo mismo una y otra vez.

Vibracionalmente hablando, las creencias también están comunicando una vibración específica al Universo, vibración que es el código con el cuál las cosas suceden.

Creer que no merecemos es contrario a permitirnos.

Para ser mejores creadores conscientes, eliminar la creencia raíz que nos dice que no merecemos nos catapulta a ser capaces de mucho más en nuestras vidas… ¡de forma acelerada!

Para comprender las creencias con las cuales estamos funcionando, basta con observar la vida que llevamos, mirar de qué forma se está desenvolviendo, identificar en qué áreas todo nos fluye y en qué áreas no.

Las circunstancias que atraemos constantemente nos hablan de creencias profundas que las atraen. Estas circunstancias hacen que las creencias se cristalicen aún más en nuestra la vida ya que nos muestran que aquello que creo es cierto. El tema es, que lo que realmente estoy ignorando es que aquello que nos sucede es cierto, primero, porque creí en ello en primer lugar.

ESTO ES CLAVE

Entender esto nos libera de creer que la realidad es algo fijo. Ahora entendemos que si algo en nuestra vida no está funcionando, no se trata de esforzarnos más, se trata de mirar las creencias que nos están auto-boicoteando y limitando.

Hacemos el movimiento de esforzarnos afuera, a mirarnos adentro.

 

Por lo tanto esto es lo que sucede, veamos un ejemplo:

1. Tengo una creencia: "Nadie se interesa por lo que digo"

2. Mi creencia condiciona lo que atraigo y atraigo personas que no tienen interés en lo que digo o bien mientras hablo estoy pensando “no le va a interesar lo que digo”. Por lo que la persona percibe esto a nivel subconsciente y no le interesa.

3. Reafirmo la creencia de que la gente no se interesa por lo que digo.

Veamos otro ejemplo:

1. Tengo la creencia de que “todos los hombres son infieles”

2. Mi creencia condiciona lo que atraigo o me permito vivir en mi vida: atraigo hombres infieles y/o debido a que mi creencia funciona como un filtro, sólo soy capaz de ver a aquellos hombres que son infieles, siendo ciego a los que no lo son. O bien vivo bajo el pensamiento de que “en algún momento me será fiel”.

3. Luego, lo que vivo y atraigo reafirma la creencia.

Cuestionarnos nuestras creencias es clave. Preguntas tales como “¿será que nadie se interesa por lo que digo?”, ¿y si hubiese alguien que si se interesara?, “¿será que todos los hombres son infieles?”, “¿será que hay hombres que si son fieles?”, etc.

 

Exploraremos más sobre cómo funcionan las creencias durante todo este Diplomado.


 

A continuación, descarga el ejercicio "Reconociendo lo que crees" de esta lección para seguir profundizando en sistemas de creencia.