Decretos Restrictivos

Comienza por ver el siguiente video:

 

 
Bloque video
Haz doble clic aquí para añadir un video con la URL o código integrado. Conoce más
 
 

Decretos Restrictivos

 

Un decreto restrictivo es aquella afirmación específica que se basa en la forma y que deja muy poco espacio al Universo para traer algo a tu vida que realmente te haga feliz (fondo). Los decretos restrictivos se basan en creencias limitantes.

La diferencia entre los decretos restrictivos y los específicos es que, si bien los decretos restrictivos son también específicos, estos tienen asociados una energía de obstinación en que nos decimos a nosotros mismos “quiero eso y sólo eso”, sin detenernos a reflexionar o a estar abiertos de que “eso” sea lo mejor para nosotros. Nuestro foco está puesto en “una sola solución o resultado” que queremos ver en nuestra vida cuyo camino está condicionado por la única forma en que creemos que es posible.

Lo mencionaba en uno de los ejemplos anteriores, cuando les comentaba cómo mi obstinación me había llevado a manifestar una relación con una persona en particular que terminó en una historia de drama y sufrimiento. [1] 

La forma en que detectamos decretos restrictivos en nosotros, es que si algo no se hace realidad en nuestra vida de la manera en que nosotros queremos, sufrimos.

Los decretos restrictivos son de foco taxativo. Decimos “quiero una relación con Juan Pérez cueste lo que cueste”, en vez de “me gustaría una relación con Juan Pérez si es lo mejor para mí y todos los que me rodean”, o incluso mejor: “quiero una relación que me haga sentir amado/a y plena”.

¡¿Y adivina qué ocurre?! Puede ser que tu decreto sea tan restrictivo que no se hace realidad en tu vida (y te preguntas por qué) o bien lo que pediste llega a ti, con sólo el resultado de hacerte sufrir.

 

“Ten cuidado con lo que pides” me dice una de mis amigas en Bali cuando compartimos algunas de las cosas que estamos deseando o comento algo desatinado al aire.

 

Y concuerdo con ella, la recomendación es hacernos responsables y conscientes.

En mi propia experiencia, cuando aplicamos Creación Consciente llega un momento en que, tarde o temprano, la cantidad de pruebas que vemos en nuestra vida hace imposible negar la verdad de que siempre estamos influenciando la realidad que nos rodea. Finalmente, te haces consciente de que todo lo que estás viviendo lo creaste tú mismo de una forma u otra.

 

Ya no podemos crear desde la carencia o de forma restrictiva. Acá es cuando la confianza juega un papel fundamental. Así, si algo no llega a nuestra vida, aún cuando sabemos que siempre somos escuchados, es porque “eso” no está en alineación con nuestros deseos más profundos de felicidad y plenitud: entonces confiamos y soltamos.

Podría citarse el capítulo en el que está esta historia

Descarga a continuación el siguiente ejercicio (clic en imagen) para comenzar a crear hábitos de gratitud.

 
 
 
icons8-question-mark-64.png

Nota: Tus preguntas serán respondidas en un audio y/o escrito y subidas de forma pública a la sección de Biblioteca para alimentar el material de preguntas frecuentes que nos sirven a todos. Las respuestas no se enviarán personalmente.
Haremos lo posible para subir preguntas y respuestas lo antes posible.