Si hacemos una rápida búsqueda sobre “atraer lo que queremos” o “impactar nuestra vida desde nuestros estados internos” nos encontraremos con que comúnmente se trata de generar en nosotros la sensación de cómo nos sentiremos una vez que tengamos “eso que buscamos”. 

Por ejemplo, si queremos dinero, debemos generar en nosotros la emoción de cómo nos sentiríamos como si ya tuviéramos ese dinero en primer lugar. Lo mismo sucede con cualquier aspecto de la vida que deseemos, ya sea una pareja, una situación inusual, un regalo o lo que sea. 

Pero uno de las interrogantes que siempre surge es ¿cómo genero la sensación de que tengo si en realidad no tengo? ¿Cómo sentirme abundante si tengo deudas y están a punto de embargarme la casa o sentirme amado/a si estoy soltera/o hace años? 

Una de las formas de abordar esto es a través de “fingir hasta que resulte” (en Inglés “fake it until you make it”) que luego se transforma en “fingir hasta que lo seas” (en Inglés “fake it until you become it). En otras palabras, el desafío radica en quitarle el poder a la historia que te estás contando y realmente comenzar a contarte un cuento diferente a ti misma/o. 

Para esto la imaginación resulta ser una herramienta de gran poder, donde lo que no es posible se hace posible. Y junto a la imaginación y el poder del pensamiento, emerge la emoción. 

Por lo tanto, no importa cuán en deuda nos encontremos, tu trabajo consiste en sacar el foco de tu estado contractivo y comenzar a cambiarlo hacia el estado expansivo en el que quieres vivir. 

Para esto te sugiero comenzar, aunque sea poco a poco a conectar con cómo te quieres sentir una vez que tengas eso. 

Por ejemplo, si llevas muchos años soltera, antes de dormir puedes conectar con la sensación de cómo te sentirías si la persona que amas estuviera al lado tuyo. Conecta con tu cuerpo físico y las sensaciones corporales. ¿Sientes la emoción en tu corazón? ¿Lo contento y tranquilo de tu cuerpo físico junto a esa persona? 

O digamos que quieres un trabajo idea, pero llevas mucho tiempo cesante. Tu trabajo es conectar con ese trabajo que quieres, darle forma, pero más importante aún es conectar con la emoción que te haría sentir tener ese trabajo que anhelas. 

Lo importante es que seas que no existe impedimento para generar en ti la sensación, la emoción, independiente de tu condición externa. Si bien es cierto que es más difícil, esto no es imposible y eso basta para que, al hacer tu trabajo interno real, veas resultados externo reales al mismo tiempo. 

Ahora bien, otra pregunta que también emerge de forma recurrente es ¿cómo puedo generar la emoción de algo que nunca he sentido, pero que deseo? 

Digamos por ejemplo que quiero ser millonario, pero nunca lo he sido ¿cómo genero entonces ese sentimiento? O quiero terminar una maratón, pero ni siquiera tengo zapatillas de correr.

Lo que hacemos en estos casos es que observamos la experiencia de otros o bien imaginamos cómo se sentiría en el caso de tener o haber realizado “eso”. Lo que también recomiendo es ver películas-documentales relacionados al tema en cuestión. 

Por ejemplo, por varios meses vi la serie “Billions” en Netflix que me mostraba cómo era la forma de hablar, pensar y gastar de los billonarios. Esta práctica me daba luces al mismo tiempo si tenía algún tipo de bloqueo, resistencia o juicio de generar esa realidad “millonaria” en mí, información que luego puedo usar para procesar y trabajar mis bloqueos. 

Y así por supuesto con cualquier tipo de serie, películas, etc. 

¡Que no te detenga tu realidad actual en crear una realidad nueva! 

La clave está en el paso a paso y en que sepas que es posible. Comienza por generar esa emoción interna y poner tu foco en eso que quieres en vez de lo que no quieres, aún cuando todo en tu vida actual te muestre lo contrario.