Bono: Hablémos del miedo a la soledad

6 Consejos Personales

Bienvenida/o.

Comienza por ver el siguiente video:

 
Bloque video
Haz doble clic aquí para añadir un video con la URL o código integrado. Conoce más
 
 

UN CONSEJO PERSONAL

Como ya hemos visto en este curso, la creencia de que el miedo te protege es falsa.

Vivir sin miedo, sin embargo, no quiere decir que a veces no te sucedan cosas “negativas”, “molestas” o “desafortunadas”

En esta lección te quiero contar como yo he aprendido a “protegerme”, con la intención de aportar en tu vida.


Pero antes, un poco de contexto y vida personal.

En mi opinión, tres son los eventos más desafortunados que nos suceden cuando vivimos con miedo.

  1. Nos privamos de recorrer este hermoso planeta.

  2. Nos privamos de compartir con otras personas, por desconfianza.

  3. No nos permitimos expresar quienes somos.

Nos perdemos así, de grandes experiencias de estar vivos.

Como alguien que a sus treinta y algo años ha viajado por más de 20 países, vivido unos 5 años en el extranjero y experimentado un sinnúmero de situaciones espectaculares, me gustaría inspirarte cómo tu vida puede convertirse de cotidiana a increíble, simplemente por expandir tu vibración personal, procesando tus miedos.

En estos contextos, por supuesto que pueden haber experiencias que se tornan a veces complejas.

Algunos consejos para “protegerte” son los siguientes:

  1. Ten consciencia de tu estado interno.

    Siempre escucha tu cuerpo. Tu cuerpo te entrega información clara sobre tu entorno y las personas que te rodean. Si te sientes incomodo/a con alguien que recién conociste, aléjate. Si un lugar nuevo te produce desconfianza, cambiar de lugar. Si una situación se siente “extraña”, ve la forma de salir de ahí. No ignores las señales de tu cuerpo y tu intuición.

  2. Ten consciencia de lo que te rodea.

    Por supuesto hay lugares y horarios que son más seguros que otros. Acá es importante usar tu sentido común. Aún así, siempre observa las señales de tu entorno. Cómo se siente lo que te rodea contra tu piel y las señales -una vez más- que te da tu cuerpo.

  3. Comprende que nada te puede suceder sin tu consentimiento.

    Es vital que comprendas una de las reglas básicas del funcionamiento de la realidad en la que vivimos que dice que “nada te puede suceder sin tu consentimiento”. Este puede ser consciente o subconsciente. Cuando sientes miedo estás dando tu consentimiento de que “eso” puede dañarte o perjudicarte, porque si supieras esta simple ley, no sentirías miedo en primer lugar.

    Por lo tanto, en situación de peligro o complicación es imperante que te alinees.

    Vuelve a tu centro y di “no estoy de acuerdo con esto que está sucediendo”.

“Estaba en Chile cuando me asaltaron a plena luz del día, en un lugar público y con cuchillo en mano. Recuerdo que segundos antes de sentir cómo una mano desconocida me agarrara del hombro y pusiera un cuchillo en mi brazo sentí “trota” dentro de mi. Decidí no correr. Fue mi decisión de quedarme mi consentimiento a vivir la experiencia que ocurrió.

En una fracción de segundos me di cuenta de que estaba siendo asaltada y que tenía que tomar desiciones en el acto. Me conecté conmigo misma. No sentí miedo y conversé con el, mientras me guiaba a un lugar más “privado” para tomar el dinero.

En los pasos que estuvimos juntos le mostré empatía y bajé su ansiedad y preocupación, me sentí guiada por mi propia sentido de equilibrio interno que se activó por estar en estado de emergencia.

Me senté en pasto mientras sacaba el dinero de mi billetera, le pedí quedarme con mis documentos (que accedió) y le di el dinero. Al mismo tiempo recuerdo que lo miré a los ojos, le di la mano y le di el mensaje de “está todo bien”. En el sentí asombro y acto seguido desapareció.”

Esta comprensión no sólo funciona cuando estás en peligro.

“Recuerdo una vez que estaba en Bali, viajando con una amiga cada una en su scooter. Íbamos a surfear a una playa cuando frente a nosotros, no 1 sino 20 policías estaban deteniendo a todas las personas (en especial extranjeros) que estaban pasando por la avenida. Era una redada. Recuerdo que nos miramos y para mis adentros dije “no doy mi consentimiento a que nos detengan”. Acto seguido, seguimos manejando, sin aumentar la velocidad, entre docenas de motos detenidas y la policía parando a todo el mundo. Fuimos las únicas que no detuvieron”. Historias como esta podría contarles muchísimas, pero es algo que deben vivir y experimentar ustedes mismos.

4. Procesa tus miedos.

Siento que este punto no puedo enfatizarlo lo suficiente. Procesar tus miedos (identificarlos y hacer el trabajo de dejarlos ir) transformará tu vida.

La recomendación es que te hagas un hábito, al principio diario de mirar tu lista de miedos y aplicar lo que hemos aprendido juntos. Y luego, con el tiempo, estar consciente de cuando tus acciones están dirigidas por el miedo y realizar el mismo proceso.

Esta disciplina interna catapultará tu vida a otros niveles y te harás libre de actuar e interactuar sin la energía del miedo de por medio.

5. Toma desiciones conscientes.

Ya hemos hablado del discernimiento. Tomas decisiones conscientes tiene relación con usar tu capacidad de medir y sentir el peligro potencial y decidir alejarte de ello o bien actuar consciente de los riesgos que implica estar cerca de esa situación que percibes como peligrosa.

No es necesario que te pruebes a ti mismo que “vives sin miedo” siendo temerario.

Vivir sin miedo es un estado que se mide mejor observado si estás en tranquilidad interna, alegría y autenticidad de ser tu mismo en todo momento.

6. Comprende y expande tus creencias.

La forma en que creas y experimentas tu realidad tiene relación con tus creencias*.

Si algo nos sucede que nos resulta negativo, e incluso más aún si es algo que se repite una y otra vez, entonces es imperante que revises las creencias subconscientes con las que puedes estar operando.

Te cuento un ejemplo personal:

“Estaba en Bali, había ido a surfear y cuando regreso a mi scooter me di cuenta de que me habían robado el teléfono y la billetera que estaba en la moto. Al revisar la situación y mis creencias internas que pudiesen ser causa de que eso sucediera (porque recuerda que nada te puede suceder sin tu consentimiento) me encontré con la creencia de que “tener dos celulares es ridículo e innecesario”. Hace pocos días me había comprado un segundo celular. Acto seguido, y en consecuencia de mi creencia, me habían robado el antiguo.”

*En otros de mis cursos y contenido podrás aprender todo sobre esto en profundidad ya que este es un gran tema en sí mismo.

***

Por último mencionar que cuando no tienes miedo, sabes que nada te puede afectar sin tu consentimiento y además vives consciente de tus procesos internos, entonces acceder a comprensiones mayores en que la idea de que tienes que protegerte desaparece.

En estricto rigor, el estado de protección requiere que percibamos que existe una amenaza.

La nueva propuesta que quiero entregarte es el concepto de no tener que estar protegiéndote bajo el saber que nada te puede suceder y en el estado de vivir sin miedo, pero sin ser ciegos a los peligros potenciales que podrían existir a tu alrededor.

 
IMG_5920.JPG