Bono: Visualiza lo que Quieres

 

Bienvenido.

En esta lección vas a realizar un ejercicio práctico. Una poderosa visualización para dar fuerza a tus manifestaciones. 

Comienza por leer la lección a continuación y luego escuchar tu audio "Visualización" 

 

 

Creamos a través de lo que Somos.

Una de las herramientas que todos poseemos es nuestro poder de imaginación o bien, nuestra capacidad de visualizar.

 

La visualización debe estar vinculado al sentir, es la emoción la que le da poder a nuestra imaginación mental.

Cuando incorporamos emoción, cuando sentimos estamos unificando la Mente con el Corazón.

Así, somos capaces de emitir poderosas frecuencias que provienen de nuestro centro y que direccionan un claro mensaje Vibracional al Universo.

 

"Esto que siento es lo que quiero, esto que imagino es cómo lo quiero"

Las técnicas de visualización pueden ser usadas para crear nuestro futuro, atraer relaciones, sanar enfermedades o mejorar nuestras relaciones actuales.

 

Decimos, queremos "vivir nuestros sueños"

A través de la visualización sentida vamos a atraer aquello que queremos vivir a nuestra realidad corporal.

 

 

Algunos beneficios de la visualización creativa o guiada es que relaja nuestro cuerpo, nos pone en un estado receptivo a ideas creativasconectamos con nuestro corazón y estados amorosos más fácilmente, disminuye el estrés y equilibra tu energía

Agradecer que tenemos un cuerpo y una experiencia humana para experimentar todas las experiencias que nos queremos regalar a nosotros mismos y compartir con otros.


Comienza por escuchar el siguiente audio.

Te invito a continuación a hacer el siguiente ejercicio de visualización guiado:

**Puedes descargar tu audio y escucharlo en cualquier momento y lugar**

Puedes leer la transcripción del audio bajo este. 

 
 
 

TRADUCCIÓN

Comienza por encontrar un lugar cómodo, donde puedas relajarte y sepas que nadie ni nada va a interrumpirte en los próximos 20 a 40 minutos.

Apaga tu teléfono móvil, asegúrate de que estás lo suficientemente abrigado y que tienes un lápiz y un papel a mano.

Es importante que te tomes un minuto para dejar ir cualquier preocupación de tu mente.

Este tiempo es para ti.

Antes de comenzar, enfócate en aquello que te gustaría visualizar, pregúntate qué quiero, en qué me quiero enfocar en los próximos 30 minutos. Esto puede ser algo muy específico como genérico. Material, relacional, espiritual o cualquier otro aspecto de tu vida.

 

Comencemos.

 

Siéntate en un lugar cómodo, idealmente con tu espalda derecha, o bien, recostado en tu cama o sillón, pero asegúrate de no quedarte dormido.

Cierra los ojos y comienza por enfocarte en tu respiración.

Observa como el aire entra por tus fosas nasales, reconoce si este se siente frío o caliente.

Reconoce como tu respiración se calma a medida que sigues su ritmo natural.

No te preocupes demasiado si el ritmo de tu respiración es "correcto" o no, se trata solo de observar.

Cuando nos permitimos estar con nosotros mismos, volvemos sin esfuerzo a nuestro estado natural de salud.

Observa tu respiración por lo siguientes 2 minutos.

Siente como tu cuerpo se relaja.

Comienza además a integrar los sonidos que te rodean, de más lejanos a más cercanos.

Es posible que estés escuchando ruidos urbanos en caso de estar en una ciudad o bien la brisa que pasa entre las ramas de unos árboles cercanos, niños jugando o bocinas sonando o bien música.

Hazlos partes de tu realidad.

No luches contra ellos, reconócelos como parte de ti e intégralos en tu Ser.

Soy capaz de integrar los sonidos que me rodean y me permito relajarme aún más.

Poco a poco me voy alejando de los ruidos y exigencias cotidianas y a visualizarme con todo tipo de detalles en la cima de una loma. Frente a mi hay un bosque de árboles verdes. Me doy vuelta y observo que dejo atrás un camino pedregoso. A la distancia observo una la ciudad que reconozco.

Me veo caminando hacia el bosque... confiado. El atardecer está cálido y la sensación es agradable..... Una fresca brisa en mi frente me refresca, puedo sentir olor a mar más allá de los árboles... Cuando piso escucho el crujir de las hojas, me estoy adentrando en el pequeño bosque y ya comienzo a ver el océano al otro lado a pocos metros... Finalmente puedo ver las olas y siento el olor y sabor a sal. Escucho el sonido del viento filtrarse entre las hojas de los árboles cercanos.

 

Me tumbo en la arena caliente y me relajo, los granos de arena comunican su calor a mi espalda y disuelven cualquier tensión acumulada. Veo el cielo y cierro los ojos.

A continuación me traslado sin esfuerzo y con naturalidad hacia aquella situación, persona o lugar que me interesa crear en mi vida.

Estoy ahí, puedo ver lo que me rodea, me detengo en observar los colores, las sensaciones, la temperatura, los sonidos, los sabores.

Me veo a mi mismo en medio de aquel deseo que tanto quiero.

Y siento como me siento estando ahí, exactamente en ese lugar en ese momento.

Qué siente mi corazón, que emociones surgen.

Reconozco la emoción del gozo, paz, realización, felicidad, amor, alegría, entusiasmo, plenitud y las amplifico.

Sé que ya lo he logrado y estoy gozando de estar viviendo ese momento.

Me permito vivir este momento tal y como es.

Comienzo a describir cada detalle de lo que está sucediendo, a observar con detención. Me fijo en los colores, en los que me rodean, en lo en las texturas, en los sonidos, en el gusto.

Y me fundo con la experiencia.

 

Puedes quedarte en este estado todo el tiempo que desees.

Y dejarte llevar.

 

Poco a poco, con una sensación de realización profunda comienzas a ver el cielo una vez más, estás tumbado en la playa. Decides que es tiempo de volver. Te levantas y caminas hacia el bosque dejando la playa atrás. El sonido de la brisa un poco más helada te despide con armonía. Al poco andar ves el camino pedregoso nuevamente.

Y vuelves a ti mismo.

Sientes nuevamente tu respiración, el latir de tu corazón, los dedos de tus pies, la temperatura de tus manos, los sonidos que te rodean.

Comienzas a mover tus pies lentamente, los dedos de tus manos.

Y cuando te sientas listo abre los ojos.

Agradece la experiencia.

 

A continuación puedes escribir y/o dibujar tu experiencia con la mayor cantidad de detalles posibles.

Esto anclará aún más en tu cerebro la experiencia que acabas de tener.

 


Algunos tips

Anterior a la visualización puedes grabar aquello que quieres para escucharlo una y otra vez.

No olvides describir cómo se siente en todos los sentidos, visual, tacto, gusto, oído y olfato así como tus emociones y pensamientos asociados.

También, es aconsejable llevar tus sueños, visualizaciones a papel y dibujar aquello que quieres.

Innumerables son las personas que sorprendido exponen los resultados de sus visualizaciones comparando sus anotaciones y/o dibujos con lo que les llegó en la "vida real".

¡Repite este ejercicio cuantas veces quieras!