Lección 2: Aprendiendo sobre Sistemas de Creencia Contractivos 

Bienvenido.

Comienza por ver el siguiente video:

 

 

Luego, escucha tu audio

(Nota: Audio puede tardar unos segundos en cargar)

 
 

SISTEMAS DE CREENCIAS CONTRACTIVOS

Screen Shot 2017-04-19 at 4.08.03 PM.png

Los sistemas de creencia contractivos, o limitantes, son aquellos que limitan (valga la redundancia) nuestra experiencia de vida. Lo que creemos es parte de lo que construye nuestra realidad y como toda creencia actúan también como filtros de lo que somos capaces de ver o experimentar como posible en nuestras vidas.

Algunos ejemplos de sistemas de creencia contractivos son los siguientes:

 

  • “La vida es dura, injusta y difícil”

  • “Todos los hombres son mentirosos”

  • “Todas las mujeres están locas”

  • “La realidad es algo fijo y no tengo poder sobre ella”

  • “La vida es una constante lucha”

  • “No se puede confiar en la gente”

 

Cada uno de los anteriores son afirmaciones generalizas que limitan y definen la forma en cómo percibimos y vivimos la vida y también lo que atraemos en nuestro mundo externo como consecuencia.

Nos referimos en este audio a los sistemas de creencia contractivos ya que son parte de los bloqueos de la Creación Consciente. Las creencias contractivas te limitan y las expansivas te potencian.


Ty Bennet, fundador de la empresa “Leadership Inc”, cuya misión es empoderar personas y organizaciones a salir de su statu quo, hace un muy interesante análisis en su artículo “La verdadera definición de la palabra creencia”⁠.

“Cuando estudias la raíz de la palabra creencia, obtienes una mayor comprensión de su profundidad y significado. La verdadera definición de creencia te enseñará por qué nuestras creencias son tan poderosas. La palabra creencia viene de dos palabras: Ser y vida. (En inglés Belief).

El ser es un estado de existencia. Ser es vivir. La segunda palabra, proviene de la palabra del término indoeuropea “leubh” que significa amor. Entonces, cuando lo juntas, cambia la idea completa de la palabra creencia. La creencia significa “estar enamorado de”.

Creer no significa que tengas que saberlo a ciencia cierta, todo lo que tienes que hacer es amarlo. Toma conocimiento concreto, que es un proceso mental y lo cambia a amor, que es una función del corazón. Una creencia verdadera es algo que resuena tanto en el corazón como en la mente”.

Cuando una creencia está realmente instalada en nosotros/as, o solo la pensamos real sino que la sentimos real. Asimismo, si queremos funcionar desde un nuevo set de creencias debemos no solo cambiarlas a nivel mental, sino a nivel de Ser. Considerando el análisis que hace Bennet, todo cambio de creencia debe tomar en cuenta tanto el aspecto mental y emocional.

Cuando expandimos lo que creemos que es posible, expandimos lo que permitimos que llegue a nosotros y también lo que somos capaces de hacer y atraer. Asimismo, nos permitimos experimentar y sentir en directa proporción con lo que creemos que es posible y creemos que merecemos. 

J.L. Usó-Doménech, doctor en matemáticas de la Universidad de Valencia y J. Nescolarde-Selva PhD en matemáticas de la Universidad de Alicante y autor de numerosos artículos sobre sistemas de creencias explican: Los sistemas de creencias son las historias que nos contamos a nosotros mismos para definir nuestro sentido personal de realidad. La realidad percibida se construye mediante sistemas de signos, siendo afectados y cambiados por medio de sistemas de creencias. Cada ser humano tiene un sistema de creencias que utiliza, y es a través de este mecanismo que, individualmente el mundo a su alrededor “tiene sentido”.⁠

La mayor parte de nuestras creencias están a nivel subconsciente. Las creencias conscientes son aquellas que sabemos que tenemos, mientras que las subconscientes permanecen ocultas, sin embargo, están activas en todo momento.



Creencias Raíz

 

roots.png

Otro aspecto importante a considerar con respecto a las creencias es que algunas son más profundas que otras, siendo las “creencias raíz” las más relevantes. Cuando encontramos una creencia contractiva en nosotros, es fundamental hacer el trabajo de identificar qué otras creencias asociadas a ella existen en uno.

La idea es descubrir la creencia raíz que sustenta a las otras. Visto al igual que un árbol, cuando cambias una creencia de base (raíz), las otras creencias cambian en consecuencia (ramas), por lo tanto, hacer un trabajo consciente de encontrar una creencia profunda y modificarla desde su raíz, te ahorrará tiempo y esfuerzo y es la forma en que tendrá un mayor impacto en tu vida.

Por ejemplo, una persona que cree que “se viene a este mundo a aprender” debe tener instalada la creencia (más profunda) de que “no somos seres completos / perfectos tal y como somos” (y por lo tanto necesitamos evolucionar / aprender). En contraposición, una persona que se sabe completa no podrá al mismo tiempo creer que debe aprender para “ser más”.

Una de las creencias raíz más recurrente y limitante, es el “no merezco”. De esta creencia, derivan muchas otras tales como “tener que lograr algo para ser alguien que merece algo”, “tener que ser distintos a lo que somos para obtener algo” (amor de Dios, vida eterna, regalos del Universo, ser querido por un otro, permitirnos amarnos a nosotros mismos, etc). Esta es una de las creencias más desempoderantes instalada en la gran mayoría de las personas actualmente. Sin esta falsa creencia, se retoma el poder personal en todas las áreas de la vida: nos sentimos capaces, sabemos que podemos, nos sabemos merecedores y por consecuencia, las cosas se nos dan con facilidad.

La invitación de esta lección es que comiences a observar en qué situaciones identificas estas creencias y cómo están afectando tu vida. En especial las siguientes:

"no soy merecedor",

"no soy lo suficientemente bueno"

“no soy capaz”

 


Sobre la creencia contractiva: “el sufrimiento nos hace crecer”.

Todos queremos crecer y si se nos ha enseñado y creemos que el "sufrimiento es clave" para nuestra evolución personal, entonces no podemos sorprendernos que de forma inconsciente estemos creando constantemente situaciones que nos hacen sufrir. Este es quizás uno de los sistemas de creencias generalizados de nuestra sociedad más contractivos.

Nuestros sistemas de creencia contractivos contraen en consecuencia nuestra vibración personal. En definitiva, nos sentimos (además de lo que atraemos) más densos, más desconectados, más vulnerables a emociones difíciles de llevar.

¿Qué pasaría si alguien nos dijera que podemos crecer más rápidamente y más efectivamente a través de experiencias y personas que nos hacen sentir plenos, felices y abundantes?

Y que el sufrimiento, si bien también nos enseña, es más lento y más dañino para nosotros mismos y todos los que nos rodean.

¿Si tuvieras las dos opciones que elegirías?

Tanto las creencias basadas en amor (expansivas) y sufrimiento (contractivas) son válidas, nosotros elegimos si preferimos unas u otras. Y si decides conscientemente transfomar tus creencias contractivas por expansivas, comienza por detectar qué creencias tienes con relación al sufrimiento, revisando alguna de las siguientes afirmaciones:

“A través del sufrimiento se aprende”

“Sufrir limpia mis culpas”

“A través del sufrimiento me purifico”

“No es posible vivir sin sufrimiento”

“Para hacerse fuerte se debe sufrir”

“A través del sufrimiento me acerco a Dios”

Quiero darte un ejemplo:

“Recuerdo un episodio en mi vida que me enseñó esta lección claramente. Me encontraba en la universidad y por alguna situación que no recuerdo una de las renombradas profesoras me hizo llamar y me preguntó sobre una decisión que había tomado en mi vida. Al responderle con honestidad recuerdo que me miró y me dijo seriamente: “Javiera, la vida es dura y requiere esfuerzo”. En ese momento recuerdo que la observé al tiempo que me observaba a mi misma. En ella vi a una persona que siempre estaba cerrada, vestía de negro y, en efecto, su vida era dura. Sin comentarle nada en voz alta pensé para mí misma con una claridad que me asombró “esa es tu vida, no la mía”.

Lo que no sabía es que estaba separando su decreto de mi creencia.

Podemos honrar las creencias de otros pero no tenemos porqué hacerlas nuestras. Aquí es cuando cada uno entiende que cada uno es responsable de nuestro bienestar personal y no podemos forzar nada a nadie, después de todo, cada uno es soberano de su propia vida.

Lo que creemos crea nuestra realidad. Queremos ser responsables de creer lo que nos hace felices y nos permite experimentar lo que nuestro corazón y deseos más profundos anhelan.

 

Puedes explorar cómo identificar y modificar nuestros sistemas de creencias en el material disponible.

A Continuación Descarga tu Ejercicio "Identificando mis Creencias" (pdf amarillo), tus Casos de Estudio "Sistemas de Creencia Profundo" y "De cero a 2 tablas en 1 día" (pdf naranjo) que te dará más claridad sobre el tema de las creencias.

Nos vemos en la próxima lección